viernes, 9 de octubre de 2009

ORIGEN DE LA IGLESIA BAUTISTA


Las iglesias bautistas son un grupo de iglesias cristianas evangélicas, vinculadas por unas creencias y organización eclesiástica comunes. En sus comienzos como denominación fueron perseguidos tanto por católicos como por protestantes debido principalmente a su hincapié en la separación entre iglesia y estado y a su consideración de que únicamente en la Biblia se encuentra la fuente de doctrina y práctica para la Iglesia y los cristianos. En el mundo se calculan actualmente cerca de 105-110 millones de bautistas y es la n° 4 de las iglesias cristianas en cantidad.

Los bautistas enfatizan la necesidad de una fe personal y genuina en Jesucristo para obtener la salvación, ponen especial énfasis en el principio Neotestamentario de la salvación sólo por Gracia por medio de la fe (aunque consideran que la creencia auténtica conlleva un compromiso inherente con las buenas obras, consecuencia y no causa de la salvación) y en la Gracia Divina para alcanzar la salvación. Además, hacen hincapié en la entrega personal del fiel a Cristo y en su aceptación como Salvador Personal del creyente.

Con estos requisitos, se considera necesario para ingresar a la Iglesia (como paso de obediencia y no como requisito para obtener la salvación) el bautismo del creyente adulto espiritualmente, por inmersión completa en agua. Este ritual es precedido por una profesión pública de fe en Jesucristo como Señor y Salvador.

Publicaciones bautistas estiman que el conjunto de las actuales iglesias bautistas (independientemente de sus otras "hermanas" Evangélicas) constituye el grupo cristiano no-católico más numeroso en el mundo. No obstante, cifras más concretas calculan en más de 37 millones a los miembros de estas iglesias solo en los países occidentales, aunque estos datos son difíciles de aventurar porque solamente en países como China se estima que hay varios millones de bautistas "ocultos" y no alineados con la iglesia oficial impuesta por el partido comunista.

Origen del nombre
Los bautistas se autodenominaron así, adoptando el apelativo que en un principio fue de desprecio, dirigido a los que tenían apego a las doctrinas originales de Jesucristo y que no aceptaban ningún otro bautismo que no fuese el de personas regeneradas. Desde los primeros días del cristianismo había iglesias de "creencias bautistas" por todas partes y en todos los siglos anteriores a la Reforma. Como consecuencia de ser personas regeneradas, deben tener buenas obras porque la fe sin obras es muerta (no existe), es decir la fe en Cristo es la causa y la obra el efecto.

Organización
El sistema de organización eclesial y gobierno de todos los bautistas es congregacional y por esto otorga autonomía a las iglesias bautistas locales, dirigidas por pastores formados en seminarios propios de esta denominación elegidos libremente en sus asambleas locales, sin necesidad de una ordenación, pues la autoridad reside en la iglesia, no en el pastor. Claro está que la iglesia tiene la responsabilidad de elegir como pastor a una persona de buen testimonio y conocedor de la doctrina bíblica.

Las iglesias frecuentemente se asocian en organizaciones, tales como uniones, asociaciones, y convenciones. A su vez, muchas organizaciones nacionales forman parte de la Alianza Bautista Mundial. Este sistema congregacional e independiente hace que sus detractores les acusen de ser centenares de "sectas" separadas unas de otras.

En realidad, la posición bautista de las Escrituras considera a la Iglesia de Cristo como la esposa de Dios, compuesta por los verdaderos creyentes de cualquier denominación de todo el mundo, que solamente Dios conoce y trata.

Historia

Antiguo logo bautista alemán con la consigna bíblica que caracteriza a los bautistas del mundo: Un Señor, Una Fe, Un Bautismo.Existe una corriente entre los bautistas que cree que las actuales iglesias bautistas surgieron como tal denominación de las congregaciones independientes que se separaron de la Iglesia de Inglaterra.

Cuando estas iglesias "separatistas" fueron prohibidas en Inglaterra, una congregación de Gainsborough, que tenía como líderes al pastor John Smyth, que ya había estado preso por sus creencias, siendo la mas importante de estas el pensamiento de que Cristo solo había muerto por los pecados de aquellos que fueran salvos., y al laico Thomas Helwys, quien emigró hacia los Países Bajos en 1606.

Allí, en contacto con los menonitas, se bautizaron y establecieron en Ámsterdam una iglesia bautista en 1609. Esto no quiere decir que allí hayan nacido los bautistas, porque existen muchos registros históricos en todos los siglos, después de Cristo, que demuestran que cristianos con estas creencias y prácticas nunca han dejado de existir. Por lo anterior, los bautistas en general, no reconocen a ningún humano como fundador de la denominación, como ocurre en la mayoría de las otras denominaciones (véase "Los Bautistas a Través de los Siglos", de C.L. Neal, editado en México en 1917).

En 1611 Helwys logró regresar a Londres para fundar allí una congregación bautista. En 1668 ya había 47 iglesias bautistas en Londres y sus alrededores. Posteriormente se ha conocido a estos como bautistas Generales, por su convencimiento de que Jesús murió para salvar a todos los hombres que crean en Él (pensamiento arminiano.)

La primera iglesia bautista en Estados Unidos fue organizada por Roger Williams en Providencia en 1639. Históricamente, los bautistas han contribuido de manera muy importante a la idea de la separación de la iglesia y el estado y a la lucha por la libertad religiosa.

Los llamados bautistas Particulares surgieron de la congregación independiente en Londres que tuvo como pastores a Henry Jacob, John Lathrop y Henry Jessey. La discusión sobre el bautismo infantil comenzó en esa iglesia en 1630 y optaron por el bautismo de creyentes en 1638, convirtiéndose en iglesia bautista pero diferenciándose de los otros bautistas por su creencia en que Jesús murió solamente por los predestinados a la salvación (pensamiento calvinista).

En Estados Unidos, la Convención Bautista del Sur es una de las fraternidades de iglesias más conservadoras del país, mientras que sus correligionarios del norte son considerados más liberales (y están afiliados en su mayoría a la Alianza Bautista Mundial (ABM). En 2004, la Convención acusó de liberal y "antiestadounidense" a la ABM y, en respuesta, varias convenciones estatales e iglesias locales de ese país han incrementado su apoyo a la Alianza.

Ejemplos famosos de políticos bautistas (miembros activos de alguna iglesia bautista) son, entre muchos otros, Abraham Lincoln, Andrew Johnson, Harry S. Truman, Jimmy Carter y Bill Clinton. Y también prominentes pastores, escritores y predicadores, como Martin Luther King, Billy Graham, John Bunyan y Charles Spurgeon. Sin embargo, muchos bautistas conservadores cuestionan la calidad bautista de algunas de estas figuras, pues creen que la sociedad norteamericana ha relajado sus valores bíblicos y bautistas.

Creencias principales

Las creencias de las iglesias bautistas concuerdan en lo general con el "credo de los apóstoles" y el "credo Niceno" siendo en este sentido totalmente ortodoxas en doctrina, pero particularmente las que las definen como tales, lleven o no este nombre de bautistas, son (a esto se le llama comúnmente los "Distintivos Bautistas"):

Autoridad bíblica: lo que Dios ha querido comunicar a la humanidad, todo lo que es necesario para el ser humano en materia de fe y doctrina, lo ha hecho a través de la Biblia. Nada ni nadie tiene más autoridad que la Santa Biblia, que es la única regla infalible de fe y práctica. No hay nuevas revelaciones ni habrá.

Autonomía de la iglesia local: Las iglesias como se ha dicho arriba son independientes unas de otras en gestión de sus propios asuntos.

Sacerdocio Universal del creyente: Cada creyente cristiano es un sacerdote delante de Dios, y no tiene necesidad de otros intermediarios (salvo Jesucristo) para acercarse al Padre. De aquí se deriva el principio de la Libertad de Conciencia (principio bautista por excelencia) y del libre examen de la Escritura (cada creyente debe estudiarla, vivirla y enseñarla).

La salvación del alma se obtiene solamente por la Gracia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, no por obras.

Dos ordenanzas (no necesarias para la salvación): el bautismo del creyente (por inmersión) y la Cena del Señor (reunirse a comer el pan y tomar el vino con otros creyentes, en memoria de Jesucristo).

Separación de la iglesia y el estado (y libertad de culto como norma de éste), rechazando todo tipo de dones del estado y siendo autofinanciadas de manera autónoma.

Cada congregación es autónoma y democrática, en general solo se reconocen dos oficios en la congregación: Pastor y diácono (que es todo aquel que realiza algún encargo o ministerio de la iglesia). Las decisiones son tomadas por la asamblea de todos los miembros de cada iglesia local.
fUENTE:Wikipedia Libre.
Publicar un comentario en la entrada