lunes, 19 de octubre de 2009

La negociación con Irán en materia nuclear empieza "bien" pero sigue cargada de incertidumbres


Viena, 19 oct (EFE).- La negociación de EEUU, Rusia y Francia con Irán para enriquecer uranio iraní en el exterior comenzó "bien", aunque envuelta en muchas incertidumbres y con la amenaza de Teherán de que, si fracasa, procesará el uranio por su cuenta.

"Hemos tenido un encuentro muy constructivo", aseguró en Viena, sede del encuentro, el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Mohamed El Baradei, quien dijo que las conversaciones comenzaron "bien" y que proseguirían mañana.

El jefe de la delegación iraní, su embajador ante el OIEA, Ali Asghar Sultaniyeh, corroboró las palabras de El Baradei.

Sin embargo, la reunión en la sede de la ONU en Viena estuvo ensombrecida por la información llegada desde Teherán que apuntaba a que la delegación iraní no está dispuesta a aceptar las exigencias de las potencias para lograr un acuerdo.
Además, el bajo nivel de la delegación iraní puede ralentizar posibles compromisos, ya que Sultaniyeh estaría obligado a informar de cada paso a su capital, según informaron a Efe fuentes cercanas a la reunión.

EEUU está presente en el encuentro con Daniel B. Poneman, vicesecretario de Energía; la representación francesa la encabezaba la embajadora gala ante el organismo nuclear de la ONU, Florence Mangin, y por parte rusa acude Nikolai Spasski, subdirector de la Agencia Atómica de Rusia.

Los tres países analizan con los iraníes los términos del envío de unas 1,2 toneladas de uranio a Rusia, donde debe ser enriquecido en cerca del 20 por ciento de pureza.

El plan, ideado según Occidente en la reunión nuclear de Ginebra del 1 de octubre pasado, prevé el posterior traslado del uranio a Francia, donde sería convertido en combustible nuclear y luego devuelto a Irán para su uso en un reactor científico en Teherán.

La República Islámica advirtió hoy, poco antes del encuentro, que enriquecerá por su cuenta el uranio si fracasan estas negociaciones.
"Irán pretende mantener el enriquecimiento hasta el cinco por ciento, pero si la negociación no produce el resultado esperado, pondremos nuestros propios medios para empezar a enriquecer uranio hasta el veinte por ciento", explicó en Teherán el portavoz del Organismo iraní de la Energía Atómica, Ali Shirzadian
"Es un derecho que nos asiste", aseguró.

Tampoco está claro si las graves acusaciones de Teherán contra Estados Unidos y Reino Unido, a los que culpan de apoyar a los terroristas que mataron ayer a decenas de personas en un atentado en Irán, incluyendo a seis altos oficiales de la Guardia Revolucionaria, puede tener un impacto negativo en la reunión.

El encuentro entre los expertos de los cuatro países, que puede durar hasta el miércoles debido a su complejidad técnica, es considerado crucial para el futuro de las negociaciones internacionales sobre el controvertido programa nuclear iraní.
De lograrse un acuerdo, la comunidad internacional ganaría tiempo al extraer de Irán el 80 por ciento del uranio que Teherán ha enriquecido hasta ahora por debajo del 5 por ciento (unos 1.500 kilos, según la OIEA) en la planta de Natanz (centro de Irán).
Para fabricar una bomba atómica se necesitan cerca de 2.000 kilos de uranio enriquecido por encima del 90 por ciento.

Esto permitiría hacer descender las reservas de uranio poco enriquecido de Teherán, fruto de sus investigaciones en los últimos años y en contra de las exigencias del Consejo de Seguridad, y evitar así que pudiera ser procesado por encima del umbral del 90 por ciento.

El enriquecimiento de uranio, un material que tiene aplicaciones civiles y militares dependiendo de su grado de pureza, está en el centro de la controversia entre Irán y la comunidad internacional.

Desde que el OIEA comenzó a investigar en 2002 el controvertido programa atómico iraní, aún no ha sido capaz de descartar la existencia de una dimensión militar en los experimentos atómicos de los ayatolás, al tiempo que las acusaciones de Occidente al respecto han aumentado.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha dictado ya tres tandas de sanciones contra Teherán para obligarle, de forma infructuosa, a detener sus actividades nucleares.
Publicar un comentario