miércoles, 14 de octubre de 2009

El cordón umbilical, una fuente más válida que los embriones para fabricar células


MADRID, El Mundo. Edición ACPress.net
Investigadores españoles logran fabricar iPS a partir de células de cordón umbilical. Emplear este tipo celular reduce los riesgos de esta técnica y mejora su eficiencia, ya que al ser células inmaduras desde el punto de vista inmune, el riesgo de rechazo es menor.

Dos de las fuentes potenciales de vida más esperanzadoras se dan la mano en una investigación dirigida por Juan Carlos Izpisúa, del Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona y del Instituto Salk de Estudios Biológicos de La Jolla, California (Estados Unidos). Él y sus colegas han anunciado la creación de células de pluripotencialidad inducida (iPS) a partir de otras procedentes del cordón umbilical.

La sangre de cordón umbilical se ha utilizado en la clínica durante décadas, además los bancos de cordón disponen de varios cientos de miles de unidades almacenadas y disponibles. Así que ahora tenemos una fuente directa de células que, una vez que consigamos reprogramar de manera totalmente ´segura´, se podrían utilizar para futuros ensayos clínicos", explica Izpisúa.

Él y su equipo transformaron con éxito estas células en iPS utilizando los factores Oct4 y Sox2 (dos de los cuatro empleados normalmente) y en un tiempo inferior al habitual. Las iPS pasaron con éxito todas las pruebas que demuestran que son similares a las células madre embrionarias.

Pero la gran ventaja de utilizar el cordón umbilical es que al ser células muy primitivas contienen muy pocos errores en su código genético y muy poca madurez inmunológica. Por esta razón, las posibilidades de que el receptor las rechace son más bajas. Esta es la principal novedad aportada por este y otro trabajo realizado por científicos de los Laboratorios de Investigación de Biotecnología y Órganos Artificiales de Liebniz (Alemania), ambos publicados en la revista ´Cell Stem Cell´.

Otra ventaja es la superioridad que presentan este tipo de células frente a las otras utilizada para obtener iPS, como las de la grasa o las de la piel. "Nuestra investigación demuestra que podemos reprogramar células de cordón umbilical con sólo dos factores (el Oct4 y el Sox2) en únicamente 15 días, sugiriendo que estas células son más permisivas a la hora de ser reprogramadas. También representan una fuente más válida para investigar el mecanismo molecular que explicaría la reprogramación y la pluripotencia celular", señala el investigador español.

UNA TÉCNICA JOVEN PERO MUY MEJORADA
Las iPS, que se obtienen reprogramando otras especies celulares, tienen características similares a las células madre embrionarias, de ahí el interés que suscitan. Sin embargo, su aplicación dista aún de ser una realidad clínica debido a ciertos problemas de seguridad (aparición de tumores, uso de vectores virales) y a las dificultades para su obtención de forma eficiente.

En la técnica original de reprogramación, diseñada en 2006, se introducen cuatro factores de crecimiento (c-Myc, Klf4, Oct4 y Sox2) en el ADN de una célula adulta. Estos elementos, que se integran en el genoma gracias a unos vectores virales que sirven para transportarlos, provocan que la célula regrese a un estado primitivo, y por tanto menos diferenciado, que la asemeja a una célula madre embrionaria (con capacidad para dar lugar a todo tipo de tejidos).

Las posibilidades clínicas de estas iPS son muy atractivas: fabricación de órganos, regeneración de estructuras dañadas... Pero hay tres problemas fundamentales. Los factores c-Myc y Klf4 son oncogénicos, los vectores virales suponen un riesgo genético y la eficiencia de la técnica es muy baja (sólo el 0,01% de las células puestas a reprogramar regresan a dicho estadio primitivo).

Con el paso del tiempo, los investigadores han ido mejorando la técnica y perfilando el ideal de célula sustrato para la reprogramación. En general, cuanto más inmadura sea ésta, mejor será el resultado, ya que se deben emplear menos factores (y evitar usar los dos oncogénicos) y se recorta el tiempo necesario para la regresión. Las células madre adultas (de la grasa, hematopoyéticas, etc.) son las mejores candidatas pero no son muy accesibles ni están presentes en grandes cantidades.

A la luz de estos resultados, las células del cordón umbilical se perfilan como la mejor opción para fabricar iPS. El objetivo de Izpisúa y sus colegas es ahora lograr la reprogramación sin necesidad de emplear los vectores virales para introducir los factores. "Varios estudios han demostrado que esto es posible. Si podemos mostrar que también funciona con el cordón umbilical podría ser definitivamente un paso adelante hacia la aplicación clínica de las iPS", concluye este investigador.
Publicar un comentario