martes, 15 de septiembre de 2009

La OMS muestra estela fatal de la neumonía


WASHINGTON,(IPS) - La Organización Mundial de la Salud (OMS) arrojó nueva luz sobre las principales causas de la neumonía, brindando por primera vez información sobre sus efectos por país.

El estudio, publicado en la edición de esta semana de la revista británica The Lancet, concluye que las infecciones con Streptococcus pneumoniae y Haemonophilus influenzae de tipo B (Hib) matan a aproximadamente 1,2 millones de niños menores de cinco años cada año en el mundo.

La elevada mortalidad de la neumonía entre la población infantil es un problema de salud pública que puede evitarse, según expertos médicos.

"La parte importante de los hallazgos es que ésta es la primera vez que brindamos números específicos por país", dijo a IPS Kate O'Brien, profesora adjunta de salud internacional en la Escuela Bloomberg de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins.

"Esto da una oportunidad a los países para guiar las políticas en base a las evidencias", señaló O'Brien, principal autora de la investigación sobre la neumonía.

Existen vacunas que pueden proteger del Streptococcus pneumoniae y del Hib, pero su distribución en el mundo en desarrollo no alcanza los registros necesarios para impedir esa elevada cantidad de muertes infantiles por neumonía.

La vacuna del Hib está disponible desde hace muy poco en los países pobres, y la vacuna del Streptococcus pneumoniae actualmente no es parte de los programas nacionales de inmunización en buena parte del mundo en desarrollo.

El estudio de la OMS revela que en 2000 había unos 14,5 millones de casos de enfermedad neumocócica en todo el mundo, que 826.000 niños menores de cinco años fallecieron por este mal y que 95 por ciento de esas muertes fueron atribuibles a la neumonía.

Cincuenta y uno por ciento de los casos neumocócicos se hallaron en Asia. Esto se debe ampliamente a la gran cantidad de población y al limitado uso de las vacunas. Y 54 por ciento de las muertes se produjeron en África, a raíz de la falta de vacunas, una elevada proporción de infecciones con VIH (virus de inmunodeficiencia humana, causante del sida) y la carencia de cuidados médicos básicos.

Las mayores proporciones de casos neumocócicos mundiales se registraron en India (27 por ciento), China (12 por ciento), Nigeria (cinco por ciento), Pakistán (cinco por ciento), Bangladesh (cuatro por ciento), Indonesia (tres por ciento), Etiopía (tres por ciento), la República Democrática del Congo (tres por ciento), Kenia (dos por ciento) y Filipinas (dos por ciento).

Los casos registrados en África y Asia contribuyeron con 66 por ciento del total mundial.

Hace poco tiempo que la inmunización contra la neumonía se volvió una medida estándar en algunos países de ingresos altos y medio-altos, pero actualmente no hay ningún país africano o asiático que lleve a cabo vacunaciones de rutina.

En agosto de 2008, 24 países de ingresos altos y dos de ingresos medio-altos utilizaban habitualmente la vacuna neumocócica, pero estos 26 estados solamente representan menos de 0,2 por ciento de las muertes infantiles mundiales por neumonía.

La tendencia en materia de vacunaciones neumocócicas infantiles puede estar cambiando en el mundo en desarrollo, a consecuencia de la Alianza Global para Vacunas e Inmunización (GAVI, por sus siglas en inglés).

Esta asociación cuenta con el financiamiento de la Fundación Bill y Melinda Gates, así como de varios donantes públicos y privados, y ofrece a los países pobres vacunas neumocócicas a 15 centavos por dosis.

Once países, entre ellos ocho de África y Asia, han recibido la aprobación a fin de contar con apoyo de la GAVI para introducir una vacuna contra la neumonía.

"Si se extiende plenamente por los países aptos (para recibir la ayuda) de la GAVI, la vacuna neumocócica puede salvar las vidas de más de 440.000 niños y niñas para 2015. Alentamos a todos los países en desarrollo a postularse a este apoyo, como importante primer paso para salvar las vidas de los niños", dijo Julian Lob-Levyt, presidente de la GAVI.

Las conclusiones de la OMS incluyeron datos sobre el Hib y revelaron que éste causó aproximadamente 8,1 millones de enfermedades serias en todo el mundo y 371.000 muertes infantiles en el año 2000.

Siguiendo un patrón similar al de la enfermedad neumocócica, los países con mayor cantidad de muertes por Hib en 2000 fueron los de Asia y África. Entre ellos: India (72.000), Nigeria (34.000), Etiopía (24.000), República Democrática del Congo (22.000), China (19.000), Afganistán (14.000), Pakistán (13.000), Bangladesh (12.000), Angola (9.000) y Níger (8.000).

Durante casi 20 años hubo vacunas disponibles contra el Hib, eliminando efectivamente esas infecciones en los países en los que se administran, pero una sustancial variabilidad regional en su uso ha causado más muertes por Hib en Asia y África.

"La prevención de casos y muertes neumocócicas y por Hib se puede lograr de modo inminente, pero los países deben demostrar la voluntad política de priorizar la prevención", dijo Orin Levine, director ejecutivo de PneumoADIP, en la Escuela Bloomberg de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins.

"Junto con la asistencia financiera que ahora está disponible a través de la GAVI, estas conclusiones dan a los países la información que necesitan y deberían brindar un mandato para que los políticos locales y regionales prioricen las inversiones en prevención de la neumonía", dijo Levine.

"Estas estimaciones brindan el eslabón faltante para los políticos del país que buscan una justificación para las inversiones en vacunas que salvan vidas", dijo Anne Schuchat, directora del Centro Nacional para la Inmunización y las Enfermedades Respiratorias en los estadounidenses Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

"Una de las cosas realmente importantes para los países es que comprenden cuál es la carga de la enfermedad. (Algunos países nos han dicho) que realmente ayuda tener números que podamos mostrarles. Esto les ayuda a seguir un enfoque redituable en relación a la salud preventiva y a realizar análisis de la relación costo-beneficio", dijo O'Brien.
Publicar un comentario