viernes, 28 de agosto de 2009

Las mujeres resisten mejor los efectos de la altitud que los varones.

Un equipo de neumólogos del Hospital San Agustín de Avilés realiza un estudio sobre oxígeno y altitud ascendiendo el Kangchenjunga.


- Los varones sufren una desaturación superior a las mujeres (18,1 versus 17,6).

- Los sujetos de más edad y más índice de masa corporal ( IMC) acusan una mayor falta de oxígeno en altura.

- La desaturación media también es superior en los sujetos fumadores.


Agosto de 2009.- La revista Archivos de Bronconeumología de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) ha publicado un estudio realizado por el equipo de Neumología y Medicina Interna del Hospital San Agustín de Avilés, en Asturias, que trata de definir y medir los efectos que la altitud provoca en la saturación de oxigeno y la frecuencia cardiaca. Aunque ya es bien conocida la relación entre la altitud y la hipoxemia, se pretendía conocer como podrían influir otros factores como el sexo, la edad, la talla y el peso así como el hábito tabáquico.

Para la realización del estudio se eligieron 16 excursionistas aficionados al treccking y que conformaban una muestra diferente de sexos, edades, pesos y hábitos tabaquitos. El grupo de 16 expedicionarios todos en perfectas condiciones de salud estaban formados por 11 varones y 5 mujeres, con una edad media de 46 años y un índice de masa corporal media de 22,9. Tres eran fumadores.

Entre los participantes se encontraba la Dr. Carmen Quintana, Internista, que se encargó de la recogida de los datos durante la expedición. Durante la ascensión al campamento base del Kangchenjunga (tercera montaña más alta del mundo, con 8570 m de altitud, localizado en la zona este del Nepal, próxima a la frontera con la India) se alcanzó una cota máxima de 5170 m durante una expedición que se prolongó durante 21 días. A todos los participantes se les midió la saturación de oxígeno y la frecuencia cardiaca a distintas altitudes (1300, 2043, 3000, 3870, 4200, 4750 y 5170 m) y en distintos horarios, siempre en condiciones de reposo. En la cima prevista para la expedición, donde no se pernoctó, y durante el descenso se realizó una única determinación diaria.

Las conclusiones del estudio, una vez analizados los datos, es que a todos los individuos sufren una disminución importante de oxígeno si bien es bien tolerada pero cabe destacar que las mujeres, los jóvenes, los no fumadores y las personas con menor índice de masa corporal resisten mejor los efectos de la altitud.

Por sexos se detectó que la disminución de la saturación de oxígeno es más importante en varones que en mujeres, 18,1 frente a 17,6. También el tabaco juega un papel relevante ya que la desaturación media fue significativamente superior en el grupo de fumadores (22,6) frente al grupo de no fumadores (16,6). Finalmente, señalar la importancia de la edad y el peso, en concreto los dos individuos con más dificultades fueron los de mayor edad y peso que no lograron alcanzar la cima propuesta.

El Dr. Alvarez, neumólogo y miembro de SEPAR, destaca también el efecto reparador del sueño “independientemente de la altitud y el día de expedición, en todos los individuos se observa una saturación de oxígeno superior en las mediciones hechas por la mañana al levantarse que en horario de tarde al alcanzar una misma altitud”.

Al descender y recuperar una altitud inicial, la recuperación de los niveles de oxígeno en sangre fue total si bien la frecuencia cardiaca se reveló más baja que al inicio.
Fuente:Noticias medicas.es
Publicar un comentario