lunes, 31 de agosto de 2009

EE.UU. urge a Birmania a parar sus ataques contra minorías étnicas y a dialogar

EE. UU. se mostró hoy "profundamente preocupado" por los ataques militares contra las minorías étnicas en Birmania (Myanmar) e instó a la Junta Militar en el poder a iniciar un diálogo con esos grupos y con la oposición del país.
El portavoz del Departamento de Estado, Ian Kelly, aseguró que la "brutal lucha" en el este de Birmania ha obligado a "miles de civiles" a huir y desplazarse en Tailandia y a China, y ha reducido las perspectivas de estabilidad y de reconciliación nacional.
EE. UU., que prevé concluir la revisión de su política hacia Birmania en las próximas semanas, indicó que "seguirá observando de cerca los acontecimientos" en la frontera con China.
"Urgimos a las autoridades birmanas a cesar su campaña militar y a iniciar un diálogo sincero con los grupos de las minorías étnicas y con la oposición democrática de Birmana", afirmó Kelly en su rueda de prensa diaria.
Un total de 26 efectivos de las fuerzas de seguridad de Birmania y ocho rebeldes murieron durante los tres días consecutivos de combates librados cerca de en la frontera con China.
Los combates cesaron el domingo después de que las tropas birmanas forzaran la huida de los guerrilleros de la etnia Kokang, de origen chino y denominada Ejército de la Alianza Nacional Democrática de Myanmar.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) calculó que cerca de 30.000 birmanos buscaron refugio en la vecina China desde que el pasado lunes la tensión se apoderó de la región a raíz de que soldados birmanos tomaran la ciudad de Laogai.

El Gobierno central raramente ha ejercido su autoridad sobre las zonas controladas por las milicias étnicas desde que firmó el alto el fuego, hace dos décadas, pero comenzó a hostigarlas este verano, después de que rechazaran integrarse en el Ejército o transformarse en partidos políticos antes de los comicios de 2010.

Los combatientes Kokang rompieron el alto el fuego oficialmente el pasado jueves, tras lograr el apoyo de los guerrilleros de la etnia Wa y del Grupo Mong La.

Los enfrentamientos en el montañoso estado Shan siguen a los librados la pasada semana en el norte de Birmania, después de que la guerrilla de la etnia Kachin también decidiera romper el alto el fuego establecido en 1991, tras rechazar la orden del Gobierno de deponer las armas y formar un partido político.
Fuente:ABC.es
Publicar un comentario