miércoles, 1 de julio de 2009

OEA da plazo 72 horas a golpistas de Honduras


WASHINGTON, AP.- El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, durmió en la OEA y cuando despertó los cancilleres habían ya armonizado una resolución que da al nuevo presidente de su país, Roberto Micheletti, un plazo de tres días para devolverle a Zelaya el poder que le fuera quitado en un golpe militar el fin de semana.

Zelaya se apareció impecablemente vestido poco después de las 3.00 de la madrugada y de varias horas de sueño: fue derrocado el domingo al amanecer y deportado a Costa Rica; de allí viajó a Managua para una cumbre presidencial y más tarde a Nueva York para hablar en las Naciones Unidas y finalmente Washington para hacerlo ante la OEA. Al pasar por una veintena de periodistas que lo aguardaban en la sede de la organización les ofreció una conferencia de prensa.

Los reporteros, que lo habían estado esperando 11 horas le sugirieron que fuera allí mismo. “Será más tarde”, dijo Zelaya, quien recibió una ovación y resolución unánime de condena a sus derrocadores en la ONU.

“Ustedes no han sido ’golpeados’ “. Hablando esta vez ante la asamblea extraordinaria de cancilleres de la OEA, Zelaya volvió a referirse a los golpistas en los términos duros que ya lo había hecho desde que fue derrocado. Pero ahora, como si viera cerca la posibilidad de retornar a la presidencia, dijo: “Sé perdonar, soy cristiano”.

Su retorno se decidirá de aquí al sábado.

En esos tres días, el secretario general José Miguel Insulza deberá buscar una salida diplomática y, si fracasa, Honduras quedará suspendida de la organización de 34 estados miembros. Debido a que Micheletti ha dicho que no renunciará al cargo que asumió horas después de la detención y destierro de Zelaya a Costa Rica, Honduras quedaría marginada de sus derechos y obligaciones hasta que se normalice la vida institucional del país.

Pero ¨qué pasaría con las actuales utoridades si Zelaya regresara al cargo? Esa fue una pregunta en una rueda de prensa después de las 4.00 a.m. Y Zelaya no contestó drectamente si los arrestaría o expulsaría del país.

“El sistema democrático tiene un sistema jurídico”, dijo. “El presidente no ejerce ninguna influencia sobre ese sistema”. Indicó que la constitución de Honduras en su artículo 3 señala que “nadie debe obediencia a un gobierno usurpador” y los actos de éste “son nulos y constituyen delitos imprescriptibles de traición a la patria y además responsabilidad civil y criminal”.

Micheletti ha anunciado el envío el miércoles de una misión especial a Washington para explicar los detalles de la crisis. Aun cuando Insulza dijo que “no había nada previsto” para dialogar con ellos, el secretario general asistente, Albert Ramdin, afirmó tajantemente que no serían recibidos en la OEA.

La resolución ministerial reconoce a Zelaya como presidente legítimo de Honduras. En su intervención de unos 15 minutos en la sesión realizada en el Salón de las Américas, Zelaya dijo que la resolución producida por los ministros “no sólo condena un acto de agresión sino que pide enmiendas y deberá pedir también que no queden impunes los hechos”.

Zelaya fue aplaudido por los ministros de pie. Más tarde dijo que ya no viajará a Honduras el jueves como estaba previsto sino “el fin de semana”, y lo haría en compañía de Insulza, los presidentes de Argentina Cristina Fernández y Ecuador Rafael Correa y varios cancilleres.

Niega vínculos con el narco

Preguntado por Efe sobre las acusaciones del nuevo Gobierno sobre sus presuntos vínculos con el narcotráfico, Zelaya negó cualquier vinculación con el tráfico de drogas y las calificó de “mentiras de los usurpadores” del poder, a quienes cree capaces de cualquier justificación.
Fuente:El Nacional.com
Publicar un comentario