miércoles, 8 de julio de 2009

Futuro sin ilusiones.

En los años pasados el mundo ha sido testigo de un aumento de catástrofes. Sequías, inundaciones, tornados y terremotos siguen unos a otros sin cesar. Miles han perdido su vida en tremendos accidentes terrestres, marítimos y aéreos. Millones mueren de hambre, naciones como Brasil o México están quebradas y son incapaces de saldar su deuda externa. Los seres humanos contemplan con miedo el futuro al observar guerras, levantamientos, la explosión demográfica y la incesante destrucción ecológica.
Muchos de estos sucesos están predichos con claridad en la Biblia (Mat. 24,4-31; Luc. 21, 25-28; Apoc. 6, 12-17; 16; 17; 18). Dios siempre advirtió a los seres humanos acerca de los juicios que caerían sobre ellos como consecuencia de su apostasía (Ger. 24, 5-20; 46, 9-10; Am. 3, 7; Apoc. 1,1).

Enseñanzas del pasado.

Dios comunicó a Noé la venida del diluvio, a Abrahám y Lot la destrucción de Sodoma y Gomorra y a Moisés las plagas de Egipto.

Estos sucesos han sido registrados como ejemplos para nuestros días, que deben harcernos ver como todas las profecías bíblicas se han ido cumpliendo en forma admirable y continuarán cumpliéndose de igual manera (1 Cor. 10, 6-12; 2 Ped. 2, 5-9; Heb. 4,11).

Lo mismo sucederá con el claro mensaje de advertencia a esta última generación humana dada por Dios en el capítulo 14 del Apocalipsis a través de los tres ángeles. Este es el último llamamiento que Dios le da a todos los seres humanos antes de la venida de Cristo como juez y señor.

Contiene la advertencia más seria a cerca de un juicio futuro que se puede encontrar en toda la Biblia:

1. «Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y la fuente de las aguas».
2. «Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas la naciones del vino del furor de su fornicación».
3. «Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, el también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del cordero; y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre». Apoc. 14,6-11.

Este llamado es de importancia vital! Pero, cómo podemos evitar adorar a esta bestia y a su imagen o aceptar su marca si no sabemos lo que estas cosas significan? Falta de conocimiento puede tener en este caso consecuencias mortales. «Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento». Os. 4,6; compare Ger. 29,13-14.
Sin embargo Dios ha prometido que dará a las personas honestas plenitud de conocimiento (Prof. 2,1-7; Dan. 12,4.10; Mat. 7,7-8).

«Diles: Vivo yo, dice Jehová el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos; por que moriréis, oh casa de Israel?» Eze.33,11 compare 2 Ped. 3,10-11; Mal. 3,18-20.
Qué significa la bestia con su marca?

Antes de contemplar a la bestia debemos comprender el trasfondo y la evolución histórica previa a la bestia. Lo mejor es comenzar con el libro de Daniel el cual predice en forma grandiosa la historia desde el siglo VI antes de Cristo hasta hoy.
La interpretación de los símbolos utilizados no está librada al antojo humano. Profecía bíblica es historia escrita antes que suceda y la Biblia misma nos adjunta la llave para su comprensión (2 PD. 1,20).

Una bestia representa en la profecía a un rey o a un reino. Esto se puede ver por ejemplo en Dan. 7,17.23: «Estas cuatro grandes bestias son cuatro reyes . . . La cuarta bestia será un cuarto reino en la tierra . . . ». En Dan. 7,3 dice: «Y cuatro bestias grandes, diferentes la una de la otra, subían del mar.». Mar o agua representan «pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas.» (Apoc. 17,15; compare Isa. 8,7). En el capitulo 7 del libro de Daniel al profeta le son mostrados los futuros reinos universales en forma de bestias. Una descripción paralela la encontramos en Dan. 2,27-45, en donde ciertas partes del cuerpo de una estatua simbolizan el desarrollo de la historia universal.
CONTINUARA.......
Fuente:Hechos del futuro.
Publicar un comentario