lunes, 13 de julio de 2009

Cristianos, blanco de ataques en Irak


AFP

13 de Julio de 2009
Noticias del Mundo

BAGDAD - Sentado detrás de su pupitre, bajo una foto que lo muestra en compañía del papa Benedicto XVI, el obispo auxiliar Shlemon Warduni está conmocionado tras los atentados del domingo en Bagdad, que mataron a cuatro cristianos.

"Momento difícil"

"¿Por qué?", preguntó. "Vivimos un momento muy difícil, un momento terrible", suspira el obispo auxiliar, entre varias llamadas telefónicas de miembros de la comunidad que le expresan sus condolencias.

Por lo menos cuatro personas murieron y 32 resultaron heridas en una serie de seis atentados contra iglesias ocurridos el domingo por la noche en Bagdad.

Las cuatro personas muertas estaban fuera de la parroquia de monseñor Warduni, la iglesia de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, en el este de Bagdad.

"Es como una guerra", agregó el religioso, y luego añadió que "es peor que una guerra, pues por lo menos en una guerra usted sabe con quien se enfrenta. Aquí no sabemos". "¿Por qué? ¿Por qué? Eso es lo que preguntamos", dijo.

Estallido de carro bomba

Según un oficial de policía, cerca de la iglesia un hombre empujó su auto frente al edificio y convenció a los guardias que se había dañado. Luego afirmó que necesitaba alguien para repararlo y gasolina y desapareció.

Instantes más tarde, el auto explotó quebrando los vidrios de la iglesia y destruyendo vehículos.

"Después de la misa, estaba hablando con la gente como siempre. Regresé a mi oficina y dos minutos después ocurrió" la explosión, dijo Warduni. "Oí gente llorar, niños. Afuera había un incendio, humo. La gente no sabía donde ir", agregó.

El lunes la policía impuso un cordón de seguridad alrededor de la iglesia, impidiendo a los extraños acercarse al lugar.

Mensaje de esperanza

Warduni sólo tiene un mensaje para transmitir a los atacantes de la comunidad cristiana, objetivo frecuente desde la invasión estadounidense en Irak en 2003: "Les diría sólo que por favor amen a Dios, a la humanidad y a su país".

En el norte de Irak, en Mosul y Kirkuk, la comunidad cristiana también ha sido objeto de ataques. Tres niños resultaron heridos en un ataque con coche bomba cerca de una iglesia el lunes por la mañana.

En Kirkuk, el domingo, el jefe del departamento de auditoría financiera de la provincia, Aziz Rizko Missane, cristiano de la ciudad, murió asesinado por hombres armados. Sin embargo no está claro si el funcionario murió por sus ideas religiosas o por el trabajo difícil que desempeñaba.

El lunes, importantes medidas de seguridad fueron puestas en vigor en otras dos ciudades cristianas del norte de Irak, luego de informaciones sobre posibles atentados contra esa comunidad, según una fuente de seguridad.

Puesto de control policial

Algunos retenes fueron instalados a la entrada de las ciudades de Hamdaniyah (30 kms al este de Mosul) y Talkif (10 km al norte de Mosul) y "nosotros impedimos las entradas y salidas de vehículos y de personas", afirmó la fuente.

Según dirigentes cristianos, de los 800 mil cristianos que vivían en Irak antes de la invasión de 2003, 250 mil se han ido del país.

En mayo, durante su peregrinación a tierra santa, el papa Benedicto XVI se refirió a los cristianos de Irak, abogando por el reconocimiento de sus "derecho fundamental a una coexistencia pacífica".
Publicar un comentario