viernes, 26 de junio de 2009

Se divide la Iglesia Episcopal de Norteamérica


Estados Unidos. -Los conservadores que abandonaron la Iglesia episcopal de Estados Unidos por diversas diferencias en doctrinas fundamentales, y que tuvieron su culminación en la ordenación de obispos con parejas homosexuales, han formalizado su separación al crear una nueva entidad, ACNA. Es el último capítulo de una saga que ha dividido y sigue dividiendo a los anglicanos de todo el mundo.

La Nueva Iglesia Anglicana en Norteamérica (ACNA, por sus siglas en inglés de Anglican Church in North America) afirma tener ya 100.000 fieles. A nivel formal, esta misma semana la ACNA ratificó su constitución y nombró el pasado miércoles 24 de junio por la tarde a Robert Duncan de Pittsburgh como su primer arzobispo.

Duncan y los otros líderes anglicanos conservadores han llevado a un 10% de las parroquias episcopalianas del país a alinearse con los obispos y arzobispos anglicanos de África y Sudamérica, donde viven la mayoría de los anglicanos de todo el mundo, y que son también contrarios a las decisiones de los episcopalianos liberales de Estados Unidos.

En el 2008 la Iglesia Episcopaliana de EEUU apartó a Duncan del ministerio episcopal, pero fue inmediatamente rehabilitado como obispo por la Provincia del Cono Sur, en Sudamérica.

Duncan, nuevo arzobispo de ACNA
“En toda la Iglesia la gente está abrazando de nuevo la autoridad de las Escrituras”, dijo Duncan, en una referencia a la firme convicción de los anglicanos “conservadores” de que los “liberales” se han apartado de aspectos fundamentales de la Biblia (como ejemplo de la situación actual, pueden leer aquí la noticia EEUU: la Iglesia episcopal vetará por primera vez un obispo electo, por herético).

“Nuestras metas están orientadas hacia un futuro esperanzador. No estamos volviendo a las heridas de nuestro pasado”, expresó Duncan, quien ocupará el cargo de arzobispo durante cinco años.

Silencio en la Iglesia Episcopal Liberal
La Iglesia episcopal, que es la rama principal en EEUU de la Comunión anglicana con más de 2 millones de seguidores, declinó hacer comentarios sobre el proceso de sus miembros escindidos.

Y es que hay más tensiones que las meramente doctrinales y éticas (ya de por sí de enorme importancia), puesto que la ACNA afirma que cuatro de las 28 diócesis bajo su control están enfrascadas en disputas con la Iglesia episcopal relacionadas con propiedades.

Algunas congregaciones canadienses separadas de los episcopales canadienses liberales también están librando batallas legales sobre activos con la Iglesia anglicana de Canadá.

Crónica de una división anunciada
Las antiguas divisiones entre liberales y conservadores ya habían socavado la unidad de la Iglesia episcopal en 2003, cuando la crisis llegó a su climax con la consagración de Gene Robinson -de New Hampshire- como el primer obispo reconocidamente homosexual (con pareja) en los más de cuatro siglos de historia anglicana.

Petición de membresía a la comunión anglicana
La ACNA ha manifestado que quiere unirse formalmente a la Comunión anglicana, que cuenta con unos 80 millones de fieles en todo el mundo.

Si se aceptara como miembro, la Iglesia disidente quedaría en igualdad de condiciones con la episcopal, pero el proceso podría llevar años, si es que ocurre, ya que requiere la aprobación de dos tercios de los primados -los líderes de las iglesias nacionales- de la comunidad anglicana, así como el reconocimiento del Consejo Consultivo Anglicano, otro cuerpo eclesiástico.

Los jóvenes
La nueva formación cree además que su ortodoxia tiene también atractivo para los jóvenes. “La Iglesia episcopal está en declive (…) pero nosotros estamos creciendo y levantando nuevas iglesias. Y un 20 por ciento de nuestros delegados esta semana tenían menos de 25 años”, dijo Martyn Minns, uno de los obispos fundadores de la ACNA.

Fuente: Cristianos.com
Publicar un comentario