viernes, 26 de junio de 2009

Honduras: Crisis de poderes se agudiza


TEGUCIGALPA. El presidente Manuel Zelaya declinó acatar ayer la disposición de la Corte Suprema de Justicia de restituir a un jefe militar que despidió por negarse a apoyarlo en una consulta popular para reformar la Constitución.

La medida del mandatario izquierdista profundiza una crisis de poderes que ha puesto en ascuas a este país centroamericano.

"No haremos caso a la Corte Suprema, que nunca ha resuelto los grandes juicios que afectan al país. Esa corte no hace justicia y es una vergüenza para los hondureños", dijo Zelaya en un discurso en la plaza Libertad, contigua a su despacho, donde se congregaron varios miles de simpatizantes.

La Corte Suprema anuló el jueves la disposición de Zelaya de despedir al jefe del Estado Mayor Conjunto de las fuerzas armadas, general Romeo Vásquez, a quien cesó en sus labores por no acatar una orden de tipo político.

La determinación la adoptaron de manera unánime los 15 magistrados de la Corte Suprema, a la cual la fiscalía había pedido pronunciarse sobre el caso.

Zelaya calificó a su vez de "bárbaros" a los legisladores, que en su mayoría rechazan la iniciativa presidencial.

"El Congreso no representa a nadie y ahora declara que los militares se gobiernan solos, que no dependen del presidente. Eso hace retroceder a Honduras y da poder a los militares a seguir abusando del pueblo", señaló.
Fuente: Diario Libre.com
Publicar un comentario