viernes, 12 de junio de 2009

Evangélicos amenazan con pasar factura a legisladores


SANTO DOMINGO. El rechazo de parte de la Asamblea Revisora de la propuesta que buscaba dotar de carácter legal a los matrimonios realizados por las iglesias protestantes en el país, ha lastimado duramente a esta comunidad religiosa que, dice estar "cansada", y amenaza con pasar factura a los congresistas.

Para ello, varias comunidades evangélicas tomaron nota de los legisladores que votaron en contra de la propuesta presentada por el Poder Ejecutivo, y están llamando a sus miembros a tomar en cuenta la actitud de éstos en las elecciones del 2010 y del 2012, para que voten en su contra.

La Confederación Dominicano de Unidad Evangélica (Codue), el Movimiento Cívico Respuesta Moral Democrática, que preside el reverendo Domingo Paulino Moya, así como el Concilio Evangélico de Las Asambleas de Dios, aseguran que no se quedarán de brazos cruzados ante el atropello que dicen les hizo el Congreso al aprobar el artículo 44 de la Constitución.

"Esto es un atentado y un atropello a nuestra comunidad evangélica compuesta por más de 1 millón 500 mil dominicanos que merecen respeto y consideración y que entendemos que esto no se corresponde con un Estado Moderno, por el contrario es un retroceso hacia una Constitución anacrónica", dijo el presidente del Codue, Reynaldo Aquino.

Aseguró que elevarán su nivel de lucha y que desde ya, sus abogados preparan una denuncia para presentarla ante organismos internacionales contra la "acción discriminatoria y violatoria de los derechos humanos".

Mientras, Paulino Moya dijo que esa congregación se siente muy lastimada, pero que seguirán luchando. "Tomaremos medidas fuertes, tan fuertes como sea necesario, para hacer valer la dignidad de los hombres y mujeres que piensan diferente de la fe de iglesia católica. Y a los congresistas que no les quepa la menor duda de que usaremos el voto del 2010 para hacerles sentir que tenemos derechos a ser respetados", sentenció.

En términos similares se expresó el Concilio Evangélico, presidido por Alejandro Pérez, quien lamentó la decisión del Congreso. Entiende que no tiene justificación, más allá de una "pura salida política y de complacencia a los planteamientos e intereses del clero dominicano".

"Los evangélicos estamos cansados, hartos de que se nos siga discriminando en este país, lo que está ocurriendo con las iglesias evangélicas no es más que una burla", manifestó.

Anunciarán protestas

"No vamos a quedarnos de brazos cruzados. Ya está bueno", dice una nota del Concilio Evangélico, en la que también aseguran que van a reclamar y hacer prevalecer sus derechos a través del uso de la civilidad y de los "mecanismos que proporciona la democracia". En tanto que el Codue indicó que el lunes ofrecerá una rueda de prensa para dar a conocer la "ruta de lucha" que emprenderán, y en la que no se descarta una manifestación de toda la comunidad evangélica frente al Congreso Nacional, "porque no estamos en disposición de que se nos siga pisoteando".
Fuente: Diario Libre.com
Publicar un comentario