lunes, 29 de junio de 2009

El VIH/Sida es una problemática latente


Santo Domingo.- El VIH/Sida es una realidad. Cientos de personas son portadoras del virus o padecen la enfermedad, cientos de niños nacen infectados y otros tantos quedan huérfanos como consecuencia de esta pandemia que sigue azotando a la raza humana.


Según datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), 33.2 millones de personas en el mundo vivían con VIH en 2007.

El Caribe es la segunda región del mundo más afectada después de África, y la isla de Santo Domingo (compuesta por República Dominicana y Haití) reúne a casi tres cuartas partes de las 230 mil personas que viven con VIH en la zona caribeña.

Según estimaciones del organismo en 2007, la prevalencia en la población general de República Dominicana era del uno por ciento, aunque hay grupos de alto riesgo que tienen tasas más altas.

En nuestro país se ha trabajado arduamente desde hace años por mantener la enfermedad controlada, se han llevado a cabo estrategias de comunicación masiva, se ha trabajado con los grupos de riesgo y con la educación, entonces… ¿por qué de un tiempo a esta parte parece estarse viviendo un silencio nacional entorno al tema de VIH-Sida, aun cuando se trata de una enfermedad incurable y para la que no existe aún una vacuna?

Necesidad
“Es cierto que estamos medio fuera del tema”, admite Gustavo Rojas Lara, director ejecutivo del Consejo Presidencial del Sida (Copresida). Entiende que el aspecto fundamental de la enfermedad debe ser la educación, pues una población educada y que conozca los riesgos podrá optar por mejores condiciones de seguridad.

“Se necesita de un mayor empoderamiento de los actores del proceso”, dice Rojas Lara, quien comenta que el tema es responsabilidad del Estado, no exclusivamente del Gobierno.

“Deben cumplir su rol él y la sociedad, el sector empresarial, los trabajadores, las entidades comunitarias, y la sociedad civil, los medios de comunicación”, dice.

El incumbente afirma que desde la entidad que dirige se está trabajando en una estrategia de comunicación masiva, que abarcará no solamente los medios masivos, sino que también vaya en pos de reforzar la educación en las universidades y colegios. En este sentido defiende que es prioritario que la educación sexual inicie desde la más temprana infancia.

Educación sexual
Educar sobre el VIH/Sida no depende sólo de una cuña en la televisión o una pági na en los periódicos, cada sector (clubes barriales y sociales, las familias, las iglesias) debe asumir su rol a nivel educativo con todas las herramientas a mano.

En este sentido, Rojas Lara advierte que en la escuela, los programas de educación deben iniciar en la infancia y no sólo por el tema del VIH.

“El embarazo en la adolescencia, el inicio de las relaciones sexuales cada vez más temprano y otras enfermedades de transmisión sexual como la hepatitis B y C, sífilis, blenorragia, y papiloma, vulneran a la población”, dice.

Entiende que el Programa Educativo Afectivo Sexual (PEAS), ha logrado avances con los adolecentes, pero debe comenzarse en los niños.

“Entendemos que debe iniciar en la primaria para prevenir, no defendemos ni buscamos que comiencen las relaciones sexuales, es que es una realidad que lo hacen y necesitamos una población más educada y empoderada donde se hagan las cosas a su tiempo y a consciencia”, advierte el director de Copresida.

(+)
ESFUERZO CONJUNTO PARA DETENER EL MAL
La ley del Sida data del 1993 y conlleva una serie de responsabilidades que no se cumplen. Copresida, como vigilante, debe fundamentar acciones y ser un ente proactivo hacia el cumplimiento de éstas.

“Se está trabajando en conjunto con el Gobierno de Estados Unidos, la SESPAS, la Dirección General de Enfermedades de Transmisión Sexual, Onusida, OPS, Unicef, UFPA, y las redes, para políticamente abordar una campaña de difusión masiva, como una sola estrategia”, detalla Rojas Lara y añade que se estará enfatizando temas como la ley y los derechos individuales.

Paula Disla, consultora programática de Proyectos de Copresida, añade que como parte de esa estrategia nacional, la Red Nacional de Periodistas se estará reactivando y “también hemos hecho mucho esfuerzo en promoción directa”.

Rojas Lara advierte que aunque los medios de transmisión de la enfermedad son conocidos, el país no debe bajar la guardia, sino seguir trabajando con cada individuo como se trabaja con los subgrupos de riesgo.
Fuente:Listin Diario.com
Publicar un comentario