miércoles, 27 de mayo de 2009

Objetivos claros en pro del planeta


Copenhague.- El nuevo acuerdo global sobre clima deberá incluir objetivos concretos para reducir los gases de efecto invernadero en 2020 y 2050, incentivos para las tecnologías “verdes” y fondos para proteger los bosques, según la declaración presentada en la Cumbre Empresarial Mundial sobre Cambio Climático.

La llamada Declaración de Copenhague reclama además que el acuerdo que se negociará dentro de seis meses -también en la capital danesa- sea “ambicioso y efectivo”, ya que sólo así se acabará con la incertidumbre y se crearán marcos predecibles para que las compañías puedan invertir en un crecimiento económico sostenible.

Tratado
Los más de medio millar de empresarios de 47 países presentes en Copenhague destacaron la necesidad de reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de acuerdo con una base científica.

También mostraron su apoyo a las “pruebas” que el Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU incluye en su último informe y que alertan sobre la gravedad de los efectos del cambio climático.

Otro de los puntos incluidos en la declaración, que consta de seis apartados principales, es la medida y verificación efectivas de dichas emisiones, que constituirán la base para su reducción y servirán de elemento fiable para los inversores y la ciudadanía.

Un mercado internacional de intercambio de bonos de carbono construido en torno a objetivos de reducción ambiciosos permitirá reducir los costes y dar estabilidad a los precios, lo que facilitará el desarrollo de tecnologías que a su vez harán posibles aumentar las reducciones, consta en la declaración.

El nuevo tratado global sobre clima debe incluir además medidas políticas que creen “incentivos claros, predecibles y a largo plazo para estimular la inversión privada y posibilitar la difusión de capital y tecnología”.
Fuente:Listindiario.com
Publicar un comentario