miércoles, 27 de mayo de 2009

Iglesia Catolica reconoce querer frenar el avance protestante en America Latina


La Iglesia Católica revitalizará su misión evangelizadora en América Latina, donde vive el 48% de los 1.200 millones de católicos del mundo, para tratar de frenar el avance de las corrientes protestantes en la región, han dicho en rueda de prensa obispos reunidos en la asamblea del Consejo Espiscopal Latinoamericano (Celam), en Managua. Han discutido sobre como atraer, formar y mejorar su presencia en la región, según el nuevo secretario de la organización, Leopoldo González.


“La formación de los católicos es una de las grandes prioridades” que tiene el Celam “para dar un nuevo impulso a la misión continental” de la Iglesia, ha subrayado González, obispo de Guadalajara, México.

La reconquista de los fieles que dejaron la Iglesia Católica requiere que los obispos salgan más a evangelizar y no se enfoquen tanto en el sacramento, porque “tener muchos bautizos y confirmaciones” no garantiza la extensión de los católicos, cree.

González considera que el reto de la iglesia católica en Sudamérica es pasar “del trabajo pastoral de mantenimiento y conservación” a una predicación activa, así como transformar las estructuras que no sirven para que los grupos eclesiásticos de base “tengan más arrojo” y no vivan “encerrados en sí mismos”.

La Iglesia católica considera que una buena formación religiosa contribuirá, además, a solucionar los grandes problemas que atraviesa América Latina como la pobreza y la violencia.

BUSCAN PRESENCIA SOCIAL
“Un laico bien formado que llega a ser senador va a defender la vida”, ha dicho González a modo de ejemplo. Para el obispo Guido Plante, de Choluteca, Honduras, “el gran desafío de la Iglesia Católica es formar pequeñas comunidades” para mejorar su influencia.

La Iglesia Católica marcó su presencia en América Latina con la llegada de los conquistadores españoles hace cinco siglos y ahora ésta es la región con mayor cantidad de católicos en el mundo.

Su dominio, sin embargo, se ha visto amenazado por la creciente influencia de corrientes protestantes o evangélicas, que aumentaron su presencia en la región desde la década de 1960.

“No tenemos los ojos ciegos ante la emigración que se ha presentado con relación a la fe. Somos conscientes. Hemos analizado el problema, nos ha preocupado y le hemos buscado soluciones”, ha dicho por su parte el portavoz de Celam, Héctor Gutiérrez.
FUENTE:Noticiacristiana.com.
Publicar un comentario