miércoles, 27 de mayo de 2009

El instinto maternal, ¿se desarrolla en el embarazo?


Santo Domingo.- Para “Sonia” (nombre ficticio) el hecho de ser madre primeriza le mantenía un poco preocupada mientras se encontraba en su estado de gestación. Hasta ese momento, manifestaba que “los niños ajenos son los mejores porque se les mima y luego se devuelven”, y una de sus mayores incomodidades era la de escuchar a un bebé llorando.
Esto le trajo la preocupación sobre si el llamado “instinto maternal” era algo que no había nacido con ella y si no se le había desarrollado con el pasar del tiempo.

Al referirnos a “instinto maternal”, hablamos del vínculo particular que se establece entre la madre y el niño desde el momento de la concepción. Como se señala en el portal “EnFemenino”, las ultrafeministas han renegado largo tiempo sobre su existencia, pero actualmente vuelve a ser objeto de consideración de psiquiatras y psicólogos.

De hecho, como especifica Claudia Abreu, psicóloga, se trata de un impulso que empuja a una madre a actuar por su bebé, a ocuparse de él, sin reflexionar, sin abandonarlo e incluso sacrificándose por él.

De acuerdo con Abreu, la maternidad produce en la mujer diversos efectos, como un aumento de la sociabilidad, resistencia al estrés, mejora de la memoria y la capacidad de orientación, que le facilitan la labor de protección a su hijo.

Desde el punto de vista biológico, explica Abreu, los entendidos en la materia ubican como la principal responsable del instinto a una hormona llamada oxitocina, que es la glándula cerebral que controla reacciones biológicas como el hambre, la sed, el miedo o la ira. Durante la gestación, las neuronas maternas productoras de oxitocina se dedican a fabricar y acumular suficientes reservas para afrontar con garantías el momento del parto.
Listindiario.com
Publicar un comentario