miércoles, 27 de mayo de 2009

Descubren restos de una vasija del 900 AC en el monte de los Olivos


El hallazgo es la primera confirmación de la existencia del nombre de un rey de Israel que menciona la Biblia, sin que hasta ahora existiese ninguna constancia salvo en el relato bíblico.


Un grupo de arqueólogos que excavaba en el Monte de los Olivos, en Jerusalén, ha descubierto el asa de una vasija de casi 3.000 años de antigüedad con una inscripción en hebreo, un hallazgo significativamente más antiguo que la mayoría de los artefactos con inscripciones desenterrados en la ciudad, ha anunciado uno de los expertos.

El asa de la edad de hierro tiene inscrito el nombre hebreo Menajem, común entre los judíos.

La inscripción también incluye una letra parcialmente intacta, el signo hebreo “lamed” que significa “para”. Eso sugiere que la vasija era un obsequio para alguien llamado Menajem, ha explicado Ron Beeri, quien ha dirigido la excavación para la Autoridad Israelí de Antigüedades.

El nombre y variantes similares se han hallado en objetos de alfarería egipcia de hasta hace 3.500 años, y la Biblia menciona a Menajem Ben Gadi como un rey antiguo de Israel, pero es la primera vez que se ha descubierto un artefacto con ese nombre en Jerusalén, ha añadido Beeri.

“Es importante porque muestra que se usaba el nombre Menajem en ese período”, ha dicho. “No sólo está en la Biblia sino en el registro arqueológico”.

Con base en el estilo de la inscripción, el asa data alrededor de 900 aC, la época del primer Templo Judío en Jerusalén, según la Biblia. La vasija no se ha encontrado, de modo que es imposible determinar para qué se usó. Pero ya se han encontrado vasijas similares con rastros de aceite o trigo.

DESCUBIERTO POR UNA CUADRILLA DE CONSTRUCCIÓN
Una cuadrilla de trabajadores de la construcción descubrió el sitio arqueológico cuando excavaba los cimientos para una futura escuela de niñas, ha precisado Beeri. También se han encontrado vasijas de almacenamiento e implementos de dos asentamientos nómadas anteriores, ambos de alrededor del 2000 aC, así como artefactos de la época del imperio romano de hace unos 2.000 años.

Después de que los arqueólogos hayan completado sus excavaciones, los obreros de la construcción han podido reanudar sus tareas.

El Monte de los Olivos está en las afueras de la Ciudad Vieja de Jerusalén. La colina es importante para los judíos debido a la proximidad con el templo destruido; y para los cristianos, por ser el lugar desde donde Jesús ascendió a los cielos.
Fuente:Noticiacristiana.com
Publicar un comentario