miércoles, 20 de mayo de 2009

Abdominales que pueden cambiar salud


Es imprescindible hacer ejercicios, además de hacer dieta: hay que bajar la grasa abdominal.

SANTO DOMINGO. Hay gente que culpa a las hormonas, a la cerveza, a los chicharrones de Villa Mella…

El tema es que la circunferencia alrededor de su abdomen y cintura aumenta desproporcionadamente arruinando su estética y su salud. ¿El resultado? Un grave problema.

Mucha grasa alrededor de su abdomen, aun en personas dentro de su rango "normal" de peso, duplica literalmente el riesgo de padecer enfermedades cardiacas, hipertensión, derrames y cáncer, de acuerdo a los resultados de un estudio que abarcó 9 países europeos y 360 mil personas.

El reporte está claro: determinar el riesgo es relativamente simple. La circunferencia de la cintura en hombres no debe ser mayor a 40 pulgadas y no más de 34 en mujeres. Dos pulgadas adicionales en los hombres aumenta el riesgo de sufrir todo lo anterior en un 17 por ciento.

En esta ocasión, la cinta de medir resulta más reveladora que el peso de su baño.

¿Dónde está el peligro?

La grasa abdominal es peligrosa porque funciona como una "factoría endocrina". La grasa que se acumula alrededor de las caderas y los muslos, creando la famosa forma de pera, es grasa subcutánea. Es cierto que no es agradable de ver y la odiamos, pero es relativamente inofensiva. Ahora bien, la grasa visceral, aquella que se acumula dentro del abdomen, alrededor del hígado y los intestinos, es la que de verdad afecta el metabolismo del hígado y crea resistencia a la insulina, precursora de la diabetes tipo 2 y de enfermedades coronarias.

Mientras muchas personas son propensas a engordar alrededor del abdomen por cuestiones hereditarias o cambios hormonales, igual deben esforzarse por combatir esas células grasas. La primera medida: bajar de peso.

¡Esos ejercicios…!

Ejercitarse es la forma más eficiente de quemar grasa abdominal. Estudios realizados por especialistas encontraron que los participantes que sólo hacían dieta perdían peso, pero no pulgadas de cintura. Sin embargo, los participantes que se ejercitaron a la vez que mantuvieron un régimen para perder peso, vieron decrecer el tamaño de sus células grasas abdominales en un 18%.

Los ejercicios cardiovasculares, que queman calorías y grasa, aparentan ser los mejores a la hora de rebajar esas pulgadas peligrosas. 30 minutos al día es el tiempo ideal. Además de mover todo el esqueleto, ejercitando los músculos abdominales fortalecemos lo que se considera el cuerpo medio y la espalda con resultados asombrosos e inmediatos.

Un régimen adecuado

Con una frecuencia peligrosa aparecen nuevos "gurús" y se publican libros que hablan de "dietas milagrosas" que prometen acabar con la grasa abdominal. Sabemos que no es tan fácil. En sentido general, un régimen rico en frutas y vegetales, granos enteros, proteínas magras y bajo contenido de azúcar se recomienda para todo el mundo, no solo para los que luchan por recuperar el cuerpo medio.

Otros estudios apuntan a las grasas "trans" como grandes contribuyentes de la grasa abdominal y tienen evidencia limitada sobre el papel que juegan los carbohidratos refinados en todo este proceso.

Los científicos ven todas las posibilidades. En lo que se ponen de acuerdo, ni se le ocurra vestir pantalones a la cadera y apueste por dieta y ejercicio para bajar los terribles "chichos", esos que no solo dañan su imagen luciendo cualquier pieza ajustada…también su salud.
Fuente:Diariolibre.com
Publicar un comentario