jueves, 30 de abril de 2009

MAS SOBRE NIMROD


!Hola! Dios les bendiga hermanos. Quiero dar respuesta a una pregunta de la hermana Veronica ademas de profundizar un poco mas acerca de este personaje opuesto a Dios.
Por otra parte le indico a mi querida Veronica que Mensaje de los tres angeles es la fuente de la imformacion publicada. Bendiciones. Veamos.

Nimrod,hijo de Cus, nieto de Cam, hijo de Noé, fue el verdadero fundador del sistema babilónico que hasta hoy domina el mundo. Nimrod construyó la Torre de Babel, la Babilonia primitiva, la antigua Nínive y muchas otras ciudades. El organizó el primer reino de este mundo. El nombre Nimrod, en hebraico, deriva de "Marad", que significa "el se rebeló, rebelde".

Se sabe bastante de muchos documentos antiguos que hablan de este individuo que se apartó de Dios. El hombre que comenzó la gran apostasía profana y bien organizada, que tiene dominado el mundo hasta hoy. Nimrod era tan perverso que se dice que se casó con su madre, cuyo nombre era Semíramis.

Después de su muerte prematura, su madre-esposa propagó la doctrina maligna de la supervivencia de Nimrod como un ente espiritual. Ella afirmaba que un gran pino había crecido de la noche al día de un árbol muerto, que simbolizaba el despertar de la muerte de Nimrod a una nueva vida.
Todos los años, en el día del aniversario de su nacimiento ella afirmaba que Nimrod visitaba el árbol siempre vivo y dejaba presentes en él. El día del aniversario de Nimrod era el 25 de diciembre.

Éste es el verdadero origen del árbol de Navidad.
Por medio de sus artimañas y de su astucia, Semíramis se convirtió en la reina del cielo de los babilonios, y Nimrod, bajo varios nombres, se convirtió en el "divino hijo del cielo". Por generaciones de este culto idólatra, Ninrode se convirtió en el falso Mesías, hijo de Baal: El dios-sol.

En ese falso sistema babilónico, la "madre y la criatura", o "la virgen y el niño" (esto es Semíramis y Nimrod redivivo), se transformaron en objetos principales de adoración. Esta veneración de "la virgen y el niño" se esparció por el mundo exterior y siguió como una continuación del mismo en nuestros días, cambiando de nombre en cada país y lengua. En Egipto se llamaban Isis y Osiris, en Asia Cibeles y Deois, en la Roma pagana Fortuna y Júpiter, incluso hasta en Grecia, China, Japón y Tíbet se encuentra el equivalente de Madonna (mi dona o mi señora) mucho antes del nacimiento de Jesucristo.

Durante los siglos cuarto y quinto de nuestra era, cuando centenares de millares de paganos del mundo romano adoptaban el nuevo "cristianismo popular", llevando consigo las antiguas creencias y costumbres paganas, superponiéndolas sobre los nombres cristianos, se popularizó también la idea de la "virgen y el niño".

Nosotros, que nacemos en un mundo lleno de costumbres babilónicas, criados y sumergidos en esas cosas toda nuestra vida, fuimos enseñados a reverenciar esas cosas como siendo santas y sagradas. Nunca investigamos para ver de donde venían, si proceden de la Biblia o de la idolatría gentilicia.

Nos causa un choque conocer la verdad, algunos infelizmente acaban ofendidos delante de la pura verdad. El verdadero origen de la Navidad se encuentra en la antigua Babilonia. Está ligada a la apostasía organizada que mantiene el mundo equivocado a lo largo de tantos siglos: Navidad, el 25 de diciembre, es una falsedad.

En Egipto siempre se afirmaba que el hijo de Isis (nombre egipcio de "la reina del cielo") naciera el 25 de diciembre. El mundo pagano celebraba esa famosa fecha del nacimiento en la mayor parte del mundo conocido de entonces, muchos siglos antes del nacimiento de Cristo.

El propio Jesús, los apóstoles y la iglesia nunca celebraron el nacimiento de Cristo en ninguna época, en la biblia no hay mandamiento o instrucción ninguna para celebrarlo. Así pues, los antiguos "misterios caldeos" idólatras, nacidos de la esposa de Nimrod, han sido transmitidos de generación en generación por las religiones paganas y continúan hasta hoy bajo nuevos nombres de apariencia cristiana.
Fuente:Extremadura al dia.
Publicar un comentario en la entrada