miércoles, 15 de abril de 2009

Los Cayos de la República Dominicana


Santo Domingo.- Cientos de cayos e islotes rodean las costas dominicanas. Algunos parecen perfectos conos de helado; otros, dudosos sacerdotes vestidos de blanco.
Son paraísos en miniatura que atraen por sus singulares características: espacios pequeños y casi todos deshabitados que guardan entre las aguas que los rodean o la vegetación de sus rocas y tierra peculiares ecosistemas de gran valor ecológico para el país.

Mientras Cayo Levantado, La Matica y Cayo Arena acaparan la mayor cantidad de visitas, los Cayos 7 Hermanos concentran la mayor flora y fauna, y Cayo Los Frailes, la más espectacular formación rocosa. Los pájaros tienen un favorito, y la playa que bordea el más cercano a la ciudad de Samaná parece un lago.


¿Qué hacer en un cayo? Además de la observación de aves, enormes plataformas de arrecifes de coral rodean casi todos los islotes del país, invitando a la exploración submarina y a la práctica de buceo y vela.

Las reglas para visitarlos se siguen con rigor, sobre todo porque muchos están ubicados en áreas protegidas.
(+) LOS CAYOS, PEQUEÑAS ISLAS


DATOS DE INTERÉS

Los cayos son islas pequeñas casi siempre deshabitadas y arenosas. En el país hay más de 100, entre cayos e islotes, distribuidos en todas las regiones: norte, sur y este. La mayor cantidad se concentra en la bahía de Samaná y el noroeste de la provincia Montecristi. Es el más grande de todos es Cayo Levantado, y el más peculiar es Cayo Los Frailes, al oeste de la isla Beata, en la provincia de Pedernales.

¿Te interesa el tema? La guía “Islas, cayos e islotes de República Dominicana”, editada por la Secretaría de Estado de Turismo, con datos e investigaciones del periodista Geraldino González, contiene muchas informaciones de interés.

Pequeños paraísos
La diversidad geológica de los cayos que bordean las costas dominicanas nos permiten encontrar en ellos playas, formaciones rocosas, aves, pinos, mangles o nada de vegetación, como ocurre con Cayo Arena, un montículo coralino formado sólo por arena cuyo tamaño varía según el humor de las olas.


Cayos en Montecristi.

El último tramo de la autopista Duarte concluye frente a Cayo Zapato o El Fraile, uno de los puntos más visitados y fotografiados de la provincia de Montecristi. Desde lo alto de El Morro se observa claramente la silueta de la isla Cabra, que se utiliza como salina, y al oeste del dromedario dormido comienzan a sucederse los cayos Siete Hermanos, una especie de archipiélago de gran importancia ecológica y ecoturística, debido a la gran cantidad de aves migratorias, mangles, arrecifes y fauna marina que concentran.

Se llaman Tururú, Monte Chico, Monte Grande, Terrero, Ratas, Muertos y Arenas. En cayo Ratas o Pablillo se mantiene en pie un faro que antaño guiaba a los navegantes, cuando las costas de Montecristi figuraban entre las más importantes del país.

Cayo de Los Pájaros.

Rodeado de cientos de mogotes, este cayo es una parada obligada para los visitantes que se acercan a conocer los atractivos del Parque Nacional Los Haitises. Cientos de pájaros, algunos exhibiendo particulares y grandes bolsas rojas en el pecho, revolotean todo el tiempo sobre los arbustos. Todavía no se sabe por qué los pájaros del Parque lo prefieren, cuando disponen de más de 60 cayos y mogotes que disfrutar.

Cayo Arena.

Formado solo por arena, es uno de los puntos favoritos del país para la práctica de buceo y snorkel. Ubicado en los límites costeros de las provincias Puerto Plata y Montecristi, 20 minutos en bote lo separan del pueblito de Punta Rucia, de donde zarpan las embarcaciones y donde funcionan touroperadores que ofrecen servicio de comida y hospedaje a los visitantes. La carretera de acceso está en muy malas condiciones.

Cayo Los Frailes. Le llaman así porque a la distancia parecen frailes vestidos de blanco. Están ubicados 18 kilómetros al noroeste de la isla Beata y al norte de la isla Alto Velo. Forma parte del Parque Nacional Jaragua y es de difícil acceso.

Las observaciones, según recomiendan las autoridades, deben hacerse desde el bote.
La Matica. Famoso promontorio ubicado en la playa de Boca Chica, a 500 metros de la costa. Con 200 metros de largo y 50 de ancho, la islita solía albergar una gran cantidad de palomas y durante mucho tiempo se le llamó así: isla Paloma. Hoy día, las garzas pueblan el lugar.

Próximo a La Matica está la isla La Piedra, de 780 metros de largo y 330 de ancho. En los alrededores de ambas islitas se practica buceo y deportes acuáticos.

+) GRANDES PARAÍSOS EN MINIATURA

CAYO LEVANTADO:

Es el más grande de los cayos que bordean las costas interiores de la bahía de Samaná y el más explotado del país en el área turística.

Antiguo refugio de piratas y corsarios, cuenta con 8 kilómetros cuadrados y unos 450 metros de costa arenosa, así como una atractiva plataforma de arrecifes y yerbas marinas. Cientos de turistas lo visitan cada año y muchos más en los últimos meses, con la llegada de cruceros semanales a sus aguas cristalinas y playas paradisíacas. Las caminatas y la práctica de snorkell forman parte de las actividades que se pueden realizar en la zona, que cuenta con facilidades de hospedaje y restaurantes.

La agencias programan excursiones regulares a la isla.

CAYO DEL PUENTE

Localizado frente a la ciudad de Santa Bárbara de Samaná, es el único de los cayos dominicanos que se comunica con tierra firme a través de un puente. Su silueta y la del puente forman parte de las postales de la bahía de Samaná y desde su playa, de suave oleaje, se obtiene una hermosa vista de la bahía y de la ciudad.
De:Listindiario.com
Publicar un comentario en la entrada