jueves, 12 de febrero de 2009

CORONAS Y RECOMPENSAS

Amigos y hermanos: la mayoría de nosotros antes de venir al Señor desconocíamos todas las promesas expresadas para los hijos de Dios en la Biblia, la Palabra de DIOS, y creíamos que solamente existe un juicio divino, mas esto no es lo que el Señor dice. Es por eso que hoy vamos a hablar sobre los juicios divinos. El Señor tiene para sus hijos coronas y recompensas. Veamos:
El Nuevo Testamento nos habla de cuatro juicios y es importante entender la diferencia.

1. El juicio de los pecados del pecador en la cruz.

2. El juicio de la obra del creyente en el tribunal de Cristo.

3. El juicio de las naciones vivientes sobre la tierra cuando Cristo venga otra vez en su gloria.

Mateo 25:31-46.

4. El juicio de los malos en el Gran Trono Blanco. Apocalipsis 20:11-15.


El primero de estos juicios ya paso, pero los otros tres están todavía para el futuro. El segundo juicio sucederá inmediatamente después que el Señor lleve la Iglesia al cielo, el tercero justamente antes del Milenio, y el cuarto al fin del Milenio. Ningún creyente verdadero sera juzgado en el Gran Trono Blanco porque el Señor Jesucristo ya ha recibido el juicio por sus pecados cuando El murió en la cruz, Juan 5:24, Romanos 8:1.


En la lección no. 10 vimos que nuestras obras y nuestro servicio cristiano sera juzgado en el Tribunal de Cristo. En aquel tiempo el Señor Jesucristo mismo examinara la vida de cada cristiano y los motivos por los cuales el uso su tiempo, sus dones , su fuerza y sus recursos económicos mientras estaba en la tierra. Lea 1 Corintios 3:10-15 con mucho cuidado.


Cada cristiano esta usando su vida para la gloria de Dios o para si mismo. El Señor va a probar todo lo que hemos hecho. El fuego destruirá la madera y el heno, pero el oro, la plata y las piedras preciosas no pueden quemarse. Entonces el Señor destruirá todo lo que no ha sido para su gloria.

Unos creyentes han servido al Señor por muchos años, su obra durara para siempre. Otros han
malgastado sus vidas, ellos verán todo quemado y perdido. Pero serán salvos.
Es claro que Cristo recompensara todo lo que el cristiano ha hecho para agradar a su Señor. Al
contrario habrá creyentes que vivieron para si mismos y no para Cristo. Ellos se arrepentirán
cuando conozcan sus errores. No perderán la salvación, pero perderán la recompensa. La salvación no depende de nuestras obras sino de la obra de Cristo en la cruz por nosotros, pero la
recompensa depende de como servimos al Señor y lo que fueron nuestros motivos.

Veamos una ilustración que aclara esta verdad:

Un hombre mando a su hijo a un pueblo para que le hiciera un trabajo. Le dio suficiente plata por el viaje de ida y vuelta, y le dijo exactamente lo que debía hacer. También le dijo que debía trabajar duro y no perder el tiempo porque solo podía quedarse un tiempo corto en este pueblo.

El joven llego al pueblo empezó a hacer la obra de inmediato como su padre le había encargado.

Sin embargo, después de un tiempo se encontró con unos amigos, se junto con ellos y se olvido del trabajo de su padre. De repente se acordó de lo que debiera estar haciendo, pero llego el momento cuando tenia que salir del pueblo.

¿Estaba listo par el viaje a la casa? Si y no. El tenia la plata para volver a la casa porque su padre
se la había dado, pero no había terminado su trabajo. Cuando llego a la casa su padre no podía
aplaudirle por lo que había hecho. Sin embargo, el todavía era el hijo de su padre y podía vivir con sus hermanos en la casa de su padre.
El Señor Jesucristo en la cruz pago el precio por cada creyente verdadero para que pueda ir al
cielo. El les ha justificado a todos y va a compartir su gloria con ellos, Romanos 8:30, pero no todos recibirán la misma recompensa. Dios va a recompensar a cada uno según la obra que ha
hecho 1 Corintios 3:8. Todavía todos son Sus hijos y vivirán en el cielo para siempre.

Cuatro cosas a considerar al pensar en el Tribunal de Cristo:

1. El Señor Jesucristo examinara las vidas y las obras de sus siervos, Mateo 18.23, Lucas 19:15.

2. El va a revelar la calidad de la obra de cada hombre, 1Corintios 3:13, 2 Corintios 5:10

3. El alabara a los que han sido siervos buenos y fieles, Mateo 25:21, 1 Corintios 4:5.

4. El les dará recompensa. La Biblia nos habla de cinco coronas distintas:

1) Una corona de justicia, para los que aman al Señor y esperan su venida, 2 Timoteo 4:8
2) Una corona que durara para siempre, para los que sirven al Señor con todo su corazón, 1 Corintios 9:25.
3) Una corona de vida, la recompensa que Dios dará a los que se mantienen fieles en la tribulación. Santiago 1:12.
4)Una corona de gloria, para los lideres que son ejemplos buenos a otros cristianos, 1 Pedro 5:4
5) Pablo hablo de los creyentes a quienes el había ayudado y llamarles su corona, Filipenses 4:1,
y Tesalonicenses 2:19.
El Señor también prometió una recompensa si:
1- Sembramos la bondad haciendo cosas bondadosas para otros, Pr. 11:18
2- Ayudamos a los que no puedan recompensarnos. Lucas 14:14
3- Oramos sinceramente y en secreto. Mateo 6:6
4- Damos un vaso de agua a un creyente. Marcos 9:41
5- Sufrimos porque pertenecemos a Cristo. Lucas 6:22, 23
6- Agradamos a Dios en nuestro hogar. Rut 2:11, 12.
7- Vigilamos y cuidamos a nosotros y a otros, 2 Juan 8.

!Tenemos un Salvador maravilloso! Cuando eramos pecadores, el nos salvo solo por fe. El nos ayuda a entender la Escritura para que podamos estar seguros que somos salvos. El nos da una
nueva naturaleza para que podamos agradar a Dios. El nos da poder para que podamos ganar la
victoria en nuestras vidas. El nos dio la Cena del Señor para que le recordemos. El nos ayuda a
vivir vidas separadas del mundo y nos contesta nuestras oraciones. El nos muestra como debemos reunirnos para adorarle. El nos da el privilegio de servirle y nos promete una gran recompensa cuando El venga. !QUE SALVADOR MARAVILLOSO ES CRISTO NUESTRO SEÑOR! !ALABADO SEA SU NOMBRE ! !ALELUYAH!
Fuente:Lecciones para nuevos creyentes.
Publicar un comentario en la entrada